¿Existen las almas gemelas?

Por Hilda Elisa Ortiz Reyes
Terapeuta

Para poder comprender el término de almas gemelas, más allá de la idea que nos ha inculcado Disney o las telenovelas, es necesario resignificar qué es el amor y cómo funciona en las relaciones.

El amor es nuestra esencia natural, es eterno e ilimitado, es el motor de nuestro Espíritu, el cual, ya es pleno y completo, lo vamos reconociendo en nuestro interior en la interacción con otros seres, en igualdad, armonía, paz, comprensión, expansión, libertad, felicidad, etc.

El ego ha disfrazado con ilusiones al amor, actúa desde la culpa con una visión de insuficiencia y necesidad de ser completado y protegido, por lo que siempre busca obtener del otro lo que lo satisfaga, por medio del control y posesión, cuando no se logra dicho propósito, el miedo escondido y convertido en odio se hace presente con la creencia de que el amor duele o que es injusto, así actúa en las relaciones especiales, dándole gran importancia a lo físico y material, ya que cree que el amor se encuentra en el exterior y sólo en la conexión con los cuerpos, por lo que se desarrolla codependencia, desesperación, sacrificio y sufrimiento. Este tipo de encuentros pueden ser vínculos kármicos que se caracterizan por un sentimiento de vacío y desesperanza.

Otro tipo de relaciones, son las llamas gemelas, que son intensas porque se muestran como un espejo las debilidades o inseguridades, pero pueden iluminarse para sanar y desvanecer la oscuridad, son como el ying y el yang, pueden fomentar el autodescubrimiento y crecimiento emocional conjunto.

A diferencia de las anteriores, las almas gemelas son el rencuentro de dos espíritus que han hecho un contrato para ayudarse a evolucionar en conciencia y conocimiento de su ser, se recuerdan mutuamente qué es el amor, expandiéndolo en su interior para llegar a la compleción y unicidad con toda la creación en total plenitud y libertad, tienen por objetivo expandir el amor, su luz conjunta les recuerda a otros su verdadera esencia e identidad. No sufren al relacionarse, ni pueden estar desunidos o perderse, ya que saben que como Espíritus son inmutables y que su relación trasciende el tiempo y el espacio sin apegos. Al instante se pueden reconocer porque es una sensación inexplicable, de profunda conexión, donde hay confianza inmediata para desenvolverse con naturalidad. Se puede tener más de un alma gemela en la vida, no siempre tienen que ser parejas románticas, pueden ser amistades o familiares.

Si por el momento no has encontrado a tu alma gemela, tu tarea no es ir en busca del amor, sino simplemente encontrar y derribar todas las barreras que has construido dentro de ti que no te permiten experimentarlo.

El Amor sólo puede atraer el amor, frase de Un Curso de Milagros.

  • Contacto 477 173 8566
Puedes comentar con Facebook
Anuncios