¿Existen túneles secretos en Durango?

Por Oscar Luna G.

Nuestro estado, aparte de tener abundantes zonas turísticas, edificios históricos, museos, etc., también tiene algo muy característico que muestra la identidad y esencia de un lugar, me refiero a las fantásticas leyendas.

Qué duranguense no ha escuchado hablar de Beatriz, la monja de Catedral, o del confesionario que movió el diablo, o la dama que visita siete templos, estas son sólo algunas de las tantas leyendas que tenemos en Durango. Historias que han trascendido de forma oral a través de los años.

Hablando de esto, rememoro un tema bastante controversial en Durango, del que en esta ocasión me gustaría hablarles. Me refiero a las leyendas que hacen referencia a que en nuestra ciudad, los principales templos o edificios de la zona del centro, están conectados a través de túneles secretos hacia catedral, pero ¿es esto verdad?

Debemos mencionar que las construcciones de los templos y edificios de la ciudad, no se realizaron al mismo tiempo, pasaron algunas décadas e inclusive siglos para la construcción de todos. Lo principal para explicar esto, es que Durango es abundante de agua en su subsuelo, en ciertas temporadas del año, al caminar por el centro histórico, se puede observar cómo algunos edificios e iglesias están húmedas en la parte de abajo de sus paredes, y es precisamente por la abundante agua que se tiene en su subsuelo, esto impide la construcción de algún túnel sin la infraestructura adecuada.

Otro punto es que, en los siglos pasados, los edificios contaban con aljibes (lo que hoy en día es una cisterna), los cuales servían para almacenar toda el agua de lluvia que caía en los techos. Algunos edificios contaban hasta con 3 aljibes, los cuales eran normalmente de más de 8 metros de profundidad, y su aspecto sin agua lucen como si fuera una entrada a algún túnel.

Por ejemplo, la casa de Juan José de Zambrano, actualmente Museo Francisco Villa, cuenta con 3 aljibes, de los cuales uno de ellos está a la exhibición del público, y si lo visitamos, nos daremos cuenta como ya mencioné, que simula ser un túnel. Esto quizá ha confundido a algunas personas, pues en algunos edificios han encontrado aljibes, pero su mente lo relaciona por su aspecto con túneles, o inclusive algunas veces eran letrinas.

Alguna vez leí en un grupo de historia, que detrás del altar principal de Catedral, había una puerta pequeña, que daba acceso a los túneles de Durango. Efectivamente esa puerta existe, pero da acceso hacia la cripta de los Obispos, lugar donde se encuentren los restos óseos de algunos obispos y miembros de la Iglesia, pero su aspecto como catacumbas quizá también ha confundido a algunos duranguenses.

También me gustaría mencionar, el actual Museo Túnel de Minería, que se encuentra por debajo de nuestro centro histórico, este efectivamente es un túnel, realizado con la maquinaria necesaria, y si lo visitamos podemos observar que su estructura simula tierra y excavación, pero debajo de esta museografía, se encuentra una gran estructura de acero que es la que ayuda a que el túnel no colapse, porque de no ser así sería imposible mantenerlo.

La gente menciona que estos túneles sirvieron para visitar las iglesias durante la Guerra Cristera, pero esto no es así, porque si bien existió la suspensión de culto que duró tres años, sí se realizaban algunas misas y sacramentos en lugares secretos, como casas particulares, en iglesias no, porque estaban vigiladas por elementos del Estado, por lo cual esto es imposible, además realizar tantos túneles por todo el centro histórico en tan sólo tres años me parece imposible.

Muchas ocasiones he escuchado que Duranguenses mencionan: “A mí me contó mi papá que él entraba por estos túneles”, o “Yo mismo vi alguna vez la entrada de uno de estos túneles, pero no entré”, pero jamás he escuchado que alguien diga, yo entré por un lado y terminé saliendo en Catedral.

Y esto es porque la idea de que Durango tiene túneles secretos, no es más que una leyenda que inició algunas décadas atrás, o inclusive siglos, que se ha ido trasmitiendo de generación en generación. No digo que esto sea la verdad absoluta, simplemente estoy generando mi opinión a través de las investigaciones históricas que he realizado sobre este tema.

Si algún día llego a conocer algún túnel secreto, cambiaré mi perspectiva, mientras seguiré creyendo como muchos otros investigadores, historiadores y cronistas, que la idea que Durango cuenta con túneles secretos es una idea errónea. No niego que algunas personas hayan visto en algún momento un lugar o entrada que simulara ser la de un acceso al túnel, simplemente creo que se han confundido de lo que en realidad era.

Espero que este artículo haga reflexionar y ayude a crear un criterio ante este tema tan controversial, lleno de leyendas, historia y mucho misterio que tiene nuestro bello Durango. Reitero que esto es una opinión propia, no refiero que sea la verdad absoluta, respeto las opiniones de quien crea que estos túneles pueden existir.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios