Fatma Neslisah, la última princesa de Egipto y el imperio otomano

Fatma Neslisah Osmangolu era el último miembro vivo de la dinastía otomana nacido antes de abolirse el imperio otomano. Neslisah, nacida el 4 de febrero de 1921, era nieta del último sultán otomano Mehmet VI Vahdettin, y también de Abdülmecid II, el último califa Otomano.

La princesa vivió en el palacio de Topkapi hasta cumplir los tres años, cuando todos los miembros de su familia fueron exiliados, de acuerdo con la ley aprobada en 1924 por el parlamento de la recién fundada república de Turquía. La princesa Neslisah pasó su infancia y primera juventud en Francia y luego se mudó a Egipto con su familia, donde se casó en 1940 con el príncipe Mohamed Abdulmoneim, miembro de la familia real Jedive, con el que tuvo un hijo y una hija.

Después de la declaración de la república en 1953 por parte del general Mohamed Naguib, la princesa otomana fue acusada de formar parte de una conspiración internacional contra Egipto, y sólo meses más tarde pudo abandonar el país y regresar a Francia, donde vivió hasta 1963.

Aquel año, gracias a una ley turca en 1952 que le concedió amnistía y le devolvió la ciudadania, Neslisah Osmanoglu se trasladó de nuevo a Estambul, donde su marido Abdulmoneim murió en 1979, aunque fue enterrado en El Cairo. Los historiadores turcos han definido  Neslisah, que hablaba turco, árabe francés, inglés y alemán, como “la mujer más intelectual de la aristocracia europea”.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios