Feng Shui

Por Psic. Yesenia Morales Jurado

Cuenta la leyenda que el emperador Wu, mientras acampaba en el río amarillo para supervisar unas obras, vio salir una tortuga. El significado que le dio fue positivo ya que se decía que Dios habitaba dentro del caparazón de estas. Curiosamente las marcas de su concha formaban un cuadrado perfecto, lo que fue investigado por los sabios de la época naciendo así el cuadrado mágico que posteriormente sería la base del Feng Shui, pues todo lo que existe es una unidad sin límites, basada en cinco elementos fundamentales: el agua, la madera, el fuego, la tierra, y el metal, cada elemento con su propia energía. 

Por lo tanto, el Feng Shui nos enseña la armonía de la distribución de espacios y formas, pues a través de su buena utilización hace que nos sintamos bien con nosotros mismos, armonizando nuestro interior, potenciando las bondades en el amor, la familia, la salud y la prosperidad. Por lo tanto, según el Feng Shui, todo lo que hagas para mejorar el entorno lo estás haciendo para mejorarte a ti mismo, pues a través del orden y la limpieza del hogar estimulamos el buen fluir del Chi.

En todas las culturas se pueden encontrar diversos métodos de limpieza y purificación energética de los lugares y las personas, estos métodos tratan de eliminar y prevenir las vibraciones desequilibradas, perturbadoras o negativas que impregnan los entornos, los objetos y los campos áuricos personales. En el Feng Shui más tradicional se utilizan métodos, rituales y ceremonias procedentes de la religión derivada del taoísmo y del folclore chino.

HAGAMOS UNA LIMPIEZA ENERGÉTICA

El momento perfecto para hacer la limpieza energética, es en el cambio de estación, pues al limpiar en el cambio de ciclo, del invierno a la primavera se experimenta un cambio de ciclo. La tradición esotérica dice que los mejores días para hacer rituales hogareños de limpieza o de protección, y para encender velas de petición o en beneficio de otros, son los martes, jueves y sábados, en cualquier caso, desaconseja realizar estas actividades en domingo, pues el domingo es un día sagrado en el cual no deberíamos realizar trabajos de ningún tipo, es el día del descanso, y para los creyentes el día del Señor. 

Para llevarla a cabo, la tradición indica que a la hora de hacer una limpieza energética es importante llevar la cabeza cubierta con un pañuelo, algunas personas, entendidas en la materia, incluso recomiendan poner unas gotas de agua de colonia en el pañuelo, a fin de proteger a la persona, esto no tiene nada de extraño, pues cuando procedemos a realizar una limpieza a fondo en el plano físico y material de una casa, si no queremos resultar manchados también debemos cubrirla. Antes de proceder, será necesario realizar una limpieza material como de costumbre, y saber que a la hora de hacer una limpieza energética es importante tener en cuenta que debe hacerse de dentro hacia fuera, es decir del fondo de la casa hacia la parte más exterior, y que al iniciar una limpieza tanto las de tipo físico como las energéticas, es conveniente que haya al menos durante los primeros momentos, música fuerte de tambores o cualquier otro ruido, porque el ruido es energía de trueno que se relaciona con el movimiento y los nuevos comienzos. 

Aparte de la limpieza física, también se debe realizar una etérea, es decir, una vez que hayas reorganizado los objetos y esté todo limpio y ordenado, puedes proceder a un sahumerio o limpieza con incienso de sándalo, mirra o romero… Después de haber realizado todo lo anterior, abre todas las ventanas y puertas durante un rato para hacer fluir todas las entradas de energía de tu casa y renovarlas. También se aconseja abrir un minuto todos los grifos para acompañar esta regeneración, y también al día siguiente a primera hora del día es recomendable realizar de nuevo esta ventilación, para captar el aire más limpio de la mañana.

Sin más, espero que esta limpieza energética y de renovación de energía sea perfecta para ustedes, y no olvidemos como plus, que hay que estimular la buena energía llamada Chi, con flores y plantas, con la luz adecuada, cristales tallados, móviles con suaves sonidos, un acuario, obras de arte, objetos de valor sentimental, una fuente o un pequeño surtidor que activará la buena circulación del Chi, pero sobre todo, hagamos esto con una buena actitud, para recibir la abundancia que el universo nos entrega con la intención de que nosotros así mismo lo entreguemos a alguien más, porque deseando y brindando abundancia para los demás, recibiremos por igual.  

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios