Fiestas patrias

Pese a las marcadas y profundas diferencias, sociales, étnicas y regionales que existen en nuestro país las fiestas patrias siempre son un evento popular en México. En esta gran fiesta se refleja ese símbolo de unidad e identidad nacional, el cual celebramos a lo largo y ancho del país con profundo orgullo.

Pero hagamos un poco de historia. En sus inicios, las fiestas patrias no tuvieron un rol relevante en la unificación del México del siglo XIX, pues tras la independencia la idea de nación no era muy clara, y sería Maximiliano de Habsburgo el primero en celebrar la independencia en Dolores, Hidalgo. Fue el primer mandatario que realizó lo que hoy se conoce como “El Grito de Independencia”, quien dirigió un encendido discurso con la intención de ganarse la aprobación y empatía de la población y quien dotaría al aniversario de una aura lúdica y social.

Sin embargo, la verdadera celebración patria nace de la mano del Presidente Porfirio Díaz y el centenario de la nación, que aprovechando los grandes antagonismos políticos y las desigualdades sociales de la época, encontró en el festejo del centenario una manera de lograr una cohesión social poderosa.

Fue así como nació este espíritu nacional mexicano, que hoy permea en nuestra sociedad a través de distintos símbolos, como son nuestra bandera, los héroes patrios y en elementos tan cotidianos como son nuestra comida, nuestras tradiciones y por supuesto el folclor que tanto caracteriza al mexicano. Es por ello que los colores de nuestra bandera inundan durante esta fecha las principales plazas públicas, sin faltar los rostros de los héroes patrios.

También, la gastronomía luce en todo su esplendor y el verdadero espíritu mexicano se encuentra en cada plaza, hasta en el rincón más alejado de esta tierra, miles de almas son convocadas para gritar a todo pulmón ¡Viva México!

Este día el ser mexicano se convierte en nuestro máximo orgullo. Realmente nos sentimos felices. Los que se encuentran lejos recuerdan con nostalgia la alegría de esta fiesta, porque el sentimiento de ser mexicano va más allá del lugar en donde nos encontremos. Sentirnos parte del motor que mueve a esta gran nación es un orgullo, y por esa razón lo festejamos en grande, estemos donde estemos.

Por eso, este 15 de septiembre sintámonos orgullosos de nuestra nación y de su historia, pero, sobre todo, de nuestro futuro como mexicanos.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios