Gordofobia

Por L.N. Andrea Vélez Ríos

Para algunas personas, la época de calor representa un problema, poder ponerse un short, blusa de tirantes, un crop top, ponerse un traje de baño de dos piezas, y en el caso de los hombres andar sin playera en la playa, es todo un dilema.

Muchas personas con exceso de peso presentan inseguridad, uno de los motivos es cómo se ve su cuerpo en ese momento y les es incómodo ponerse alguna prenda en particular. Sobre todo, en una época en donde el uso de redes sociales es común y a veces por “broma” les toman fotos que suben otras personas, siendo usadas en ocasiones como meme para hacer burla de ellas.

Se suelen crear estándares de belleza ideales, por lo que hay a quienes les molesta ver a otras personas con exceso de grasa en su cuerpo, estas personas discriminan a las demás por su forma de cuerpo “que no es el ideal”, dando paso a la GORDOFOBIA que es la discriminación que viven muchas personas con exceso de peso por el hecho de sufrirlo; hoy en día es un fenómeno social, cultural, económico y político cargado de prejuicios valorativos e incitadores al odio contra los cuerpos que no entran dentro de los cánones corporales normales.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS) 2017, 20.2% de los 84 millones de personas de 18 y más años que radican en México se ha sentido discriminada por algún motivo en los 12 meses anteriores al levantamiento de la encuesta. Los motivos más frecuentes de percepción de discriminación fueron la forma de vestir o el arreglo personal con 30%; la complexión física (peso o estatura) con 29.1%, y las creencias religiosas con 28.7 por ciento. La discriminación se obtuvo por respuesta en primer lugar por el sobrepeso (10.7%), el color de piel (5.6%), la edad (5.2%) y por su imagen (5.2%).

Nadie debe de opinar sobre el cuerpo de otras personas, ya que muchas veces el sobrepeso va más allá de la comida, son cuestiones genéticas, económicas, sociales, emocionales, farmacológicos, edad, sedentarismo, alteraciones endocrinas, hábitos alimenticios, metabolismo, hormonales, etc. Si no conocemos por qué esa persona llegó a un exceso de peso, es mejor no comentar cosas que puedan llegar a ocasionarle problemas de salud mental, como lo es la repulsión y el rechazo social que genera en las personas con exceso de peso odio contra sí mismas y contra su cuerpo.

La gordofobia también empieza en casa, ya que los padres tienen un impacto muy grande hacia los hijos, causado por comentarios tales como: “deja de comer tanto que vas a engordar”, “mira nada más, ya estás bien gorda porque no dejas de tragar”, “no vas a tener novio (a) porque estás gordo”, entre otras frases.

Los desórdenes alimenticios como la anorexia, la bulimia, y los trastornos por atracón son consecuencias alarmantes de la gordofobia. Dejemos también de hablar y referirnos con frases y palabras como: “me veo gorda con esta ropa”, “me siento gorda”, “comí como gordo”. Deja de decirte o de decirle así a cualquier persona que no se vea o esté dentro de tus estándares de belleza. Cambia tus palabras por algo como: “creo que no me favorece esta prenda o la talla” (porque muchas veces nos aferramos a tallas que usábamos de jóvenes), “me siento llena o satisfecha”, “comí demasiado, me siento inflamada”, y verás la diferencia.

Respeta el cuerpo de cada persona como te gustaría que respetaran el tuyo.

  • Teléfono: 6181402179   
  • Instagram: andreavelezrios94
Puedes comentar con Facebook
Anuncios