Hijo único ¿favorable o no?

Lic. Sonia Yesica Ruiz Perales

Sabemos que la familia es la base de la sociedad y que, para tener una sociedad más saludable, los cambios, valores y cuidados importantes debemos hacerlo desde el hogar.

Sin embargo, la estructura familiar ha ido cambiando, podemos ver que hace algunas décadas las familias estaban formadas por muchos integrantes, es decir las parejas tenías varios hijos, ya sea por falta de planeación, métodos anticonceptivos, cultura o por mayor posibilidad económica se podía observar familias hasta de más de 10 hijos.

Hoy en día las cosas han cambiado y vemos familias pequeñas con sólo 2 hijos y en algunas ocasiones sólo uno, esto se decide con base en la economía o por el cambio de dinámica familiar dónde hoy mamá también trabaja.

Pero ¿qué tan favorable es esto para el hijo único? Sabemos que es verdad que siendo sólo un hijo se le puede dar más en materia económica, y pudiéramos suponer que también en el ámbito emocional, ya que todo el cuidado y el afecto serán para él sin tener que dividirse entre más hijos, pero ¿qué tan cierto es esto?

Debido a la dinámica familiar de la que ya hablamos, papá y mamá permanecen más ocupados ya sea desarrollándose en el ámbito laboral, o en diversas actividades sociales, dejando al hijo al cuidado de terceros que en el mejor de los casos pueden ser los abuelos. Los hijos necesitan tener el afecto, apego con los padres, dedicación y sentido de pertenecía a la familia, y cuando hay cierta ausencia de los padres esto no se dará. Aunado a esto, la ausencia de hermanos también se siente, aunque muchas veces esto se haga consiente después de años ya cuando se es un adulto y sigue habiendo la ausencia de los pares en el sentido filial.

Compartir la vida desde la infancia les dará cierta seguridad de que cuentan con alguien muy similar a ellos que los entiende y los ama, esto desde la perspectiva de un adulto, pero en la infancia también puede existir esta ausencia de pares, de compañeros de juegos y de tiempo. En otro sentido, muchas veces los padres en ese afán de compensar su ausencia y la falta de hermanos le otorga a su hijo cuidados de más, le sobre compensa con cosas materiales, dañando así su formación emocional haciendo personas poco tolerantes a la frustración y con poca capacidad de enfrentar la vida adulta llena de retos y dificultades.

Por todo lo expresado responderemos la incógnita de qué tan conveniente es tener un solo hijo. Si pudiéramos preguntarles, encontraríamos diferentes opiniones según lo que se haya vivido en la infancia y por qué no, también en la edad adulta. Sin embargo, desde mi particular punto de vista creo que el tener pocos hijos en estos tiempos complicados es algo muy conveniente, siempre y cuando se tenga el cuidado y empeño en la crianza brindando al hijo todo el afecto y el tiempo de calidad necesario para el desarrollo de una personalidad saludable, y de ser posible, brindarle la oportunidad de contar con un hermano en quien pueda confiar y sentir el apoyo filial.

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios