La otra ciudad colonial

Pedro Núñez López

Siempre se conoció a la ciudad de Durango por su vida colonial, sus edificios señoriales que desde tiempo de la colonia fueron edificados y que con el paso del tiempo poco a poco han venido desapareciendo, tal es el caso que, solo alrededor de la plaza de armas quedan tres edificios de la colonia, La Catedral, el Templo destinado a la virgen de San Juan de los Lagos y la gloriosa Universidad Juárez del Estado de Durango.

Cabe aclarar que ni estos, que son los más emblemáticos de nuestra ciudad, escapan al daño que les es infringido, y como ejemplo ponemos la Catedral Basílica, la cual adolece que sus atrios son usados como estacionamiento, siendo que no debería de ser, pues ahí en ese espacio existen más de 20,000 cuerpos sepultados, al menos se debería guardar respeto y a la vez darle protección a la cantera del piso que no está diseñada para soportar el peso de los vehículos.  Respecto a quien tiene el resguardo del edificio, al parecer no le interesa su conservación pues contribuye al poner un anuncio que es un estacionamiento exclusivo para ellos olvidándose de que nuestra Catedral es el monumento histórico más representativo del norte de la República.

La nostalgia invade la ciudad que en otro tiempo era Colonial, sus casas y construcciones día a día van resintiendo el paso del tiempo y el intemperismo además del abandono y el pillaje de sus pertenencias arquitectónicas sin mencionar el maltrato que nosotros los humanos le infringimos con la indiferencia y el abuso que hacemos de ellas.

Con una enorme tristeza los otrora hermosas casas y edificios que existieron en nuestro Durango día a día van cediendo el paso a su destrucción, unos más rápido que otros, pero todos van con la misma suerte rumbo al ocaso de su desaparición para darle paso al modernismo.

Existen varios casos, y por mencionar algunos, hablaremos la finca ubicada en la calle de Esteban Coronado entre las calles de Constitución y Juárez en la cera sur, su estado es crítico pues a pesar de que se apreciaba un trabajo excelente en sus canteras, sólo se espera el derrumbamiento total  de su fachada pues su interior se fue derrumbando con el paso del tiempo y hoy es prácticamente un solar; sus dueños al parecer no están dispuestos a invertir para su rescate o bien no tiene posibilidades de hacerlo, esto aunado a las normas de restricción por parte del INAH. Tal parece que ambos desean que pronto sea declarado un peligro de derrumbe para hacer algo al respecto.

Otro edificio con grandes problemas es el ubicado en la calle de Juárez núm. 516 en contra esquina de la plazuela Baca Ortiz que en un tiempo fuera la funeraria González siendo una magnífica propiedad que poco a poco se va derrumbando en sus muros y en cuanto menos lo esperemos sus arcadas del patio principal estarán por el suelo, infortunadamente es probable que los dueños de dicho inmueble no posean recursos para su restauración, y con el paso del tiempo sólo queden ruinas, el gobierno no está dispuesto a rescatar  ninguno de estos u otros edificios ya sean coloniales o no.

Por último, un edificio emblemático de nuestra ciudad el cual a pesar de ser un monumento histórico se encuentra en el peor estado y aunque el mismo gobierno permitió el uso del mismo, nunca le dio por proteger el patrimonio histórico de dicho edificio y en la actualidad ha sido modificado al arbitrio de las personas que lo tiene posesionado. Me refiero al Ex Cuartel Militar que se ubica en las inmediaciones de la calle de Pasteur rumbo al sur de la ciudad siendo una verdadera lástima en las condiciones en que se encuentra.

La ciudad sufre de nostalgia porque ya dejó de ser aquella callada y tranquila ciudad Colonial, y aunque anhela volver a aquel pasado colonial, sólo queda en fachadas simulando su regreso en primer término, y en segundo la destrucción de los pocos edificios coloniales que quedan dentro de la ciudad.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios