La vacunación y la salud

Dr. Arnulfo L´Gámiz Matuk
Investigador CICSA  UNIVERSIDAD ANÁHUAC

La Pandemia  parece que va en decrecimiento en México, que de hecho no así en muchos países del mundo en donde hasta una tercera ola se ha presentado causando muchísimos casos y fallecimientos, situaciones como la que sucede en la India o Brasil en donde se han superado todas las expectativas y parece incontrolable la situación, otros países de Europa con un nivel de desarrollo económico y social importante tampoco han logrado llegar al control definitivo. Es entonces poco prudente soltar las campanas al vuelo y pensar que en nuestro país ya está todo resuelto y no regresará la Covid-19.

En este año y medio de haberla sufrido, ha afectado en mucho no sólo la salud de la población que es lo más importante, sino que la afectación económica y social ha sido muy trascendental, por lo que el poder tener mejor control de la enfermedad permite reactivar la vida común. Pero esta deberá de ser bajo reglas muy estrictas ya que el riesgo potencial de la reactivación de la pandemia mientras exista en algún lugar del mundo el padecimiento, existe la factibilidad de ocasionar otro descontrol que afectará de nuevo a todo el orbe ocasionando un daño irreparable.

Las vacaciones son importantes para la salud de los seres humanos, todos necesitamos incluir el descanso entre periodos laborales o escolares, nuestro cerebro y cuerpo en general funciona permanentemente durante toda la vida, sin embargo, si excedemos en forzar su desempeño ocasionamos la posibilidad de dañarlos incluso de manera grave que nos lleve hasta la muerte.

No somos una máquina, pero incluso estas requieren periodos de pausa para funcionar adecuadamente, un ejemplo son las enfermedades cardiovasculares, en concreto los infartos cardiacos y los derrames cerebrales, una de las primeras causas de muerte de México. Estudios de nivel mundial (Estudio del corazón Framingham) reportan que las personas que no descansan adecuadamente son más propensas a presentar esas patologías ya que son individuos que viven con niveles de angustia, depresión o estrés importantes.

Por otro lado las personas que realizan actividades físicas constantemente, con una alimentación adecuada y un descanso que incluya el dormir bien, sumadas a las recreativas tienen un mejor desempeño y una mejor calidad de vida.

Las vacaciones no necesariamente radican en viajar o alejarse de sus lugares de origen, claro que son muy agradables esas situaciones, pero pueden ser disfrutadas con el simple hecho de realizar actividades diferentes que permitan la relajación ya que eso facilita la recuperación del organismo. Alejarse del trabajo cotidiano y de las rutinas  por un periodo es definitivamente muy beneficioso  para nuestro cuerpo.

Entre los beneficios comprobados científicamente se encuentran la disminución del colesterol libre, de los diferentes neurotransmisores dañinos ocasionados por el estrés y en general del agotamiento mental. Otro aspecto positivo de disfrutar unas vacaciones se encuentra en que se optimizan el funcionamiento de los neurotransmisores que ayudan a sentirse bien.

En base a  varias investigaciones comprobadas  científicamente recomendamos ampliamente las vacaciones  pero no hay que desperdiciarlas, para lo que le sugerimos en esta época  tomar en cuenta los siguientes aspectos:

  • Seguir estrictamente las recomendaciones de prevención contra Covid- 19  que además ya deberían de ser permanentes ya que se demostró que siguiéndolas también se previenen muchas otras enfermedades. (Mantener sana distancia con otras personas en áreas concurridas, de hecho evitar al máximo acudir a esos lugares; utilizar el cubrebocas incluso doble, sumando si es posible la careta, cuando se acuda incluso por poco tiempo a esas áreas; lavarse las manos lo más frecuente posible y evitar definitivamente tocarse la cara sin higiene previa).
  • Muy importante es no confiarse, aunque se haya vacunado. La protección no es al 100%, le previene en mucho pero no es una prevención definitiva, siga entonces las anteriores recomendaciones.
  • Realice diariamente actividades de movilidad física, disfrútelas, no deben ser un suplicio, antes bien un juego, una diversión.
  • Duerma  plácidamente, descanse lo máximo posible.
  • Conviva con su familia o acompañantes de vacaciones pero de manera sana, evite de manera total adicciones como la del tabaco  o alcohol.
  • No vacacione trabajando asuntos pendientes, eso no es recomendable para su salud a menos que sean cosas recreativas para usted.
  • Restablezca las relaciones sociales con amigos pero ante todo con su propia familia, platique, juegue, acuda a lugares que hace tiempo no frecuenta.
  • Disfrute su periodo vacacional.   

“Trabaje para vivir no viva para trabajar”

Puedes comentar con Facebook
Anuncios