Lesiones deportivas

Por L.T.F. María Itzel Guereca Meza

El cuerpo humano es la máquina perfecta, tiene un sistema destinado a cada función que consciente o inconscientemente realizamos. Diariamente dentro de nosotros, nuestra maquinaria se regula a sí misma para lograr las infinitas cantidades de intercambios químicos, eléctricos, mecánicos y energéticos que nos permiten conocer el mundo justo como lo conocemos.

Es así que desde acciones mínimas necesarias como el pestañear, sólo son un escaldo para otras acciones corporales como caminar, nadar, correr un maratón, competir en tiro con arco o levantar el equivalente a 3 veces nuestro peso corporal. El ejercicio es la manera más pura que tenemos para agradecer el movimiento que nos permite nuestro cuerpo, es por eso que desde la antigüedad el deporte se ha convertido en una forma de vida, que a la larga nos da beneficios tanto físicos como mentales.

Desgraciadamente en conjunto con la actividad física, pueden aparecer diversas lesiones, desde un atleta de alto rendimiento, hasta los deportistas de fin de semana, corren el riesgo de presentar algún tipo de daño. Pero para que esto no nos detenga es importante conocer cuáles son las lesiones más frecuentes y obviamente el cómo prevenirlas.

Dentro del deporte cada disciplina tiene sus propias exigencias, por lo que las lesiones de cada deportista suelen ser diferentes dependiendo del tipo de deporte y de la intensidad con la que se practique el mismo. Sin embargo, podríamos mencionar que las tendinitis, las contracturas musculares y los esguinces se llevan el podio entre las más frecuentes.

Las tendinitis se presentan en los tendones, que es tejido blando que conecta los músculos con los huesos y se encuentran normalmente en la periferia de las articulaciones. Cuando hablamos de tendinitis, nos referimos a una inflamación del tendón que normalmente aparece por movimientos repetitivos realizados frecuentemente.

Por otro lado, las contracturas musculares se presentan por fatiga, por realizar algún esfuerzo excesivo, por estrés o incluso por deshidratación. Se produce una contractura cuando se incrementa la tensión de manera continua e involuntaria en un músculo que luego no consigue volver a relajarse.

Y por último los esguinces son una distensión violenta en una articulación, que puede ir acompañada de la ruptura de ligamentos o de las fibras musculares. Normalmente se dan en articulaciones como hombro, muñeca, tobillos, rodillas y espalda.

En todos los casos, cada lesión tiene su tratamiento que siempre debe ser personalizado y funcional para cada deportista. Sin embargo, la prevención es la mejor opción cuando de lesiones se trata. Mantener un adecuado nivel de hidratación, comer lo suficiente para adquirir el aporte de calorías necesario para cada persona en particular, dormir la cantidad de sueño adecuado para que el cuerpo pueda descansar y autorepararse, entrenar con ropa y calzado adecuado, entrenar en un espacio adaptado al ejercicio, entrenar siempre conscientes de la técnica necesaria para cada actividad física, preparar el cuerpo para iniciar la actividad física y permitirle volver a su ritmo funcional normal después del ejercicio, y  buscar siempre asesoramiento profesional de todos los profesionistas que sean necesarios, desde preparadores físicos entrenadores, médicos, nutriólogos, fisioterapeutas o psicólogos, pues un buen equipo de respaldo es lo que está detrás de todo buen deportista.

Todas estas son recomendaciones de cómo podemos evitar una lesión. Mantenernos en movimiento es sin duda una de las capacidades más vitales para los humanos, no dejemos que una mala práctica nos limite el movimiento que diariamente nuestro cuerpo nos regala. Disfrutemos del movimiento, abordemos con conocimiento nuestra salud.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios