Madre soltera; el amor después de los hijos, ¿reiniciar o renunciar?

Martha Yesenia Morales Jurado
Psicoterapeuta

Ser madre soltera es una gran responsabilidad, son mujeres que enfrentan muchos desafíos para salir adelante con sus hijos; independientemente de las razones por las cuales están solas, las trabas para poder llevar una vida dentro de lo normal pueden venir de todos lados, sobre todo en lo que se refiere al tema del amor, pues aunque ser madre soltera no debe significar un obstáculo para comenzar una vida amorosa, el proceso al entablarla podría convertirse en una pesadilla si no se tiene claro lo que se busca y, claridad en cuanto a lo que ella puede dar, pero todo esto la mayoría de las madres solteras lo saben, por ello temen dar ese paso, y muchas prefieren continuar sus vidas sin una pareja, pues temen volver a equivocarse y que su hijo o hijos salgan lastimados.

Debido a esto, muchas madres solteras temen aventurarse nuevamente en el campo del amor en pareja, desconfianza que es perfectamente comprensible, pero no siempre justificable, ya que tener hijos no significa que no pueden rehacer sus vidas, de hecho, eso no debe ser un impedimento.

Definitivamente ser madre soltera es todo un reto, porque una madre soltera no sólo se encarga de su hijo o hijos, también tienes que trabajar, a veces jornadas completas para poder brindarle económicamente toda la seguridad necesaria, y todo ello vuelve la vida personal un tanto difícil, incluso, muchas mujeres debido a esto, llegan a pensar que el tener un hijo en la soltería, significa dejar de lado la vida amorosa y creen que sus vidas están destinadas únicamente al cuidado de los hijos, pero no es así, una cosa, no debe anular otra, y aunque sea complicado comenzar una relación, no es imposible, es más, darse una nueva oportunidad para amar es un paso de valientes, porque es retomar su vida desde el amor propio, y todas las mujeres merecen darse esa oportunidad.

Así que, como mujer y madre soltera, recuerda que, aunque tu mayor preocupación y prioridad sean tus hijos, en relación al amor, es necesario detenerte a pensar en ti, pues llegará el momento en el cual tus hijos(as) se irán por su cuenta y harán sus propias vidas, construyendo su propio nido, mientras el tuyo se quedará más vacío.

Así que, si eres madre soltera y estás deseando vivir el amor después de los hijos, aquí te dejamos algunos tips o consejos que puedes seguir para rehacer tu vida y comenzar a considerar e incluso consolidar una nueva relación amorosa y que esta funcione para ti y para tu hijo o hijos, pues para que el amor renazca en la vida de una madre soltera, hace falta que ella misma logre conseguir un equilibrio en sus emociones, sus objetivos y su rutina, así que esperamos que estos consejos que aquí te presentamos te sean de utilidad.

El primer punto a considerar y más importante es el Ser honesta: Pues la honestidad, es una virtud que consiste en decir la verdad, por eso desde un inicio debes decir que eres madre, recuerda que tus hijos no son motivo de vergüenza, sino más bien son un reflejo de tu fuerza y tu coraje, pues decidiste salir adelante sin la ayuda de nadie, así que habla de tu hijo o hijos desde el inicio, y así sabrás si esa persona que llega a tu vida realmente tiene buenas intenciones o simplemente busca una aventura.

Siéntete segura: Muchas mujeres creen que ser mamá significa enfocarse en su hijo y olvidarse de ellas mismas, y descuidan su apariencia, pero recuerda que una madre puede ser independiente en todos los sentidos, pero sexy a la vez, esto te ayudará a sentirte más segura de ti misma, con un mejor autoconcepto y una autoestima saludable, lo que te permitirá conocer personas de manera confiada y esto, por supuesto ampliará tus posibilidades en el amor.

Sal con tus amigas: Frecuenta a tus amigas y pasa un buen rato con ellas, esto puedes hacerlo sola o acompañada de tus hijos, de cualquiera de las dos formas. Recuerda que el empezar a salir te ayuda a conocer nuevas personas, y quizá en una de esas salidas podrás encontrar a tu gran amor.

No desesperes: Muchas mujeres se desesperan pues creen que apenas intenten salir encontrarán a esa persona ideal, y no es así, es más, quizá las cosas no siempre van a salir como lo deseen, pero ante esto, recuerda que eres una mujer fuerte, valiente, hermosa e independiente, y que cualquier hombre sería afortunado de tenerte en su vida, así que ve con tiento, con calma, sobre todo para no equivocarte o brincar de relación en relación, lo que quizá estando soltera no tendría mayor importancia, pero recuerda que ahora está tu hijo o tus hijos, los cuales de alguna manera también se relacionarán con la o las parejas con las que tu decidas entablar una relación, y si vas de prisa y sin paciencia, esto podría generar confusión en ellos al ver que pasas de una relación a otra sin el menor problema.

Pon tus reglas: Siempre ten muy en claro LO QUE NO QUIERES para tu vida, pues así, tus reglas serán claras y, no permitirás que alguien quiera aportar menos de lo que necesitas en una relación, o que alguien llegue a exigirte más de lo que puedes dar o hacer en una convivencia de pareja, poniendo en riesgo la relación o el cuidado de los hijos. Así que, en base a tus reglas, si tienes claro lo que no quieres, sabrás lo que jamás permitirás.

Es tu pareja, no el papá de tus hijos: Tienes que tener siempre muy claro, que la persona con quien decidas entablar una relación es tu pareja, no el padre de tus hijos, así que no le darás obligaciones que no debe tener y tampoco le permitirás que las tome, pues que la relación entre tú y tu pareja funcione, no depende de tu hijo o hijos, depende enteramente de ti, de tu madures, tus reglas, tu claridad y las bases sobre las cuales se simiente la relación desde el respeto mutuo, a tu pasado y a tu hijo o hijos. En pocas palabras, esa persona nunca puede ser rival para el niño, ni tomar la postura de padre correctivo, y tampoco un posible educador, más bien, debe ser el apoyo que necesita la madre para llevar con éxito su maternidad en conjunto con la relación de pareja, e incluso en este punto, al comienzo de una relación “formal”, es importante reiterarle al hijo(s), que no se le va a abandonar por su nueva relación, explicarle la manera en la que él (hijo) estará implicado en ella, para saber si está de acuerdo o no.

Privacidad, sin mentiras: En este sentido, tienen que tener muy claros los tiempos que ambos van a dedicar o a tener para llevar una vida íntima y de privacidad, pues ambos tienen que tener muy claro que no actuarán como si los niños, hijo o hijos no estuvieran presentes, y que habrá días en que los planes cambien o se modifiquen debido a la presencia de ello. Así como también será necesario manejar de forma adecuada los tiempos, pues quizá debido al cuidado de los hijos, no podrás llegar a casa muy tarde e incluso regresar antes de lo planeado.

Como puedes ver, queda claro que la madre es la que tiene el trabajo más duro, pues de ella depende que haya normas claras en la relación con su nueva pareja en cuanto a las reglas del juego para entablar una relación, pues ella debe ser absolutamente clara con la persona que llega a su vida, por lo menos en lo que se refiere a la existencia de su hijo(s), el papel que este desempeña en su vida y todos los puntos anteriores de manera clara, pues desde ahí, debe quedarle claro a la nueva pareja que si te quiere, te quiere con todo e hijo(s).

Puedes comentar con Facebook
Anuncios