Megarexia

Dra. Carmina Valdez
Médico Cirujano
Maestría en Nutrición Clínica
Maestría en Ciencias Médicas
Coach en Estilo de Vida y Salud Funcional
Terapeuta Floral Bach

La megarexia es un trastorno alimenticio descrito a veces como lo opuesto a la anorexia, es un término que se esculpió alrededor de la década de los noventa gracias al Doctor Jorge Burgos, médico español que la define como una mala percepción de la figura corporal o distorsión de la misma, donde el paciente con sobrepeso u obesidad, se sienten que está en su peso óptimo y saludable.

La megarexia afecta cada vez a más personas, ya que al rededor del mundo de cada 10 pacientes con obesidad o sobrepeso 8 padecen megarexia.

¿Cuál es la principal afectación de la megarexia?

Son las complicaciones que acarrea, ya que el paciente no es consciente de su problemática, no se cuida, y esto a la larga nos lleva a enfermedades crónico-degenerativas como diabetes, hipertensión, diversos tipos de cáncer y problemas cardiovasculares, por eso es importante empezar a diagnosticarla a tiempo.

¿Cuáles son algunos de sus síntomas?

La megarexia tiene varios síntomas, pero entre los principales se destacan:

1. Personas que no quieren mirarse en un espejo de cuerpo completo.

2. Personas que no quieren ir a comprar ropa o que la ropa que utilizan es bastante holgada y ellos defienden el punto diciendo que les gusta vestir “sueltito”.

3. También desconocen su peso y que cuando llegan a pesarse creen que la báscula está descompuesta.

La megarexia se puede dar en todas las edades, pero la mayor prevalencia es en personas después de los 40 años donde todavía son pacientes relativamente jóvenes que aún no han sentido los signos y síntomas de la obesidad como tal, y por eso creen que todavía están en este peso armónico y saludable.

El tratamiento para la megarexia consiste en adquirir hábitos de estilo de vida saludable, buscar la ayuda de un psicólogo o terapeuta que los ayude a tener esta aceptación de su imagen corporal y que obtengan esa comprensión de su cuerpo para que actúen en armonía con él, esa conexión mente-cuerpo, así como incluir hábitos alimenticios saludables.

Es muy importante que los alimentos que se consuman sean disfrutables para que esto garantice un gran apego al tratamiento, así como realizar algo de actividad física acorde y adecuada a sus necesidades, siendo muy importante que se diviertan al hacerlo, que el proceso sea ameno. También tener un equilibrio emocional, donde la mala percepción corporal no se encuentre y tener esquemas de coaching para lograr su objetivo. Todo esto se debe complementar con estudios de laboratorio y algunos otros para estar seguros que no se han desencadenado otras enfermedades.

Ante cualquier duda o sospecha de padecer megarexia se debe tener acercamiento con los profesionistas de la salud para encontrar una buena guía que lo lleve de la mano en su tratamiento y que sea más fácil y disfrutable el proceso, obteniendo así los resultados que se buscan.

La megarexia va cada vez más en aumento, incluso se estima que actualmente existen pacientes que la padecen y no lo saben, por eso importante saber del tema.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios