Moda Sustentable

Héctor Fahrid Martínez Flores

  • Facebook: Héctor Fahrid
  • YouTube: Hector Fahrid Martinez Flores
  • Twitter: @HectorFahrid
  • Instagram: hectorfahrid

El mundo de la moda es cambiante, cada temporada se renuevan las propuestas y tendencias, y el querer estar a la última vanguardia, nos empuja a un consumismo constate, que afecta no sólo a nuestra economía, sino al planeta, ya que esto eleva la demanda de productos, los cuales se fabrican, en grandes cantidades, a precios más económicos y con un ciclo de vida más corto, lo cual genera un impacto ambiental perjudicial, que genera grandes cantidades de residuos y contaminación del agua por los productos químicos que se utilizan para teñir las prendas.

Es por ello que cada día, más marcas se suman a esta iniciativa, la cual se realiza bajo ciertos estándares de sostenibilidad, las cuales muestran en sus etiquetas, ciertos sellos de garantía, que muestran que cumplen con las certificaciones internacionales de  protección al medio ambiente. Algunas marcas han comenzado a utilizar nuevos materiales como Lyocell para la fabricación de sus prendas. Esta fibra textil está hecha de pulpa de madera y tiene un bajo impacto ambiental en su producción y procesamiento. También han presentado colecciones de prendas y accesorios como zapatos, fabricados con materiales reciclados o plástico recolectado de los océanos.

Importantes empresas como Zara y H&M ya cuentan con puntos de recolección de ropa usada en sus tiendas, lo cual representa una buena oportunidad para aumentar las tasas de reciclaje de textiles, el cual se está volviendo mucho más rentable, gracias a nuevas tecnologías que permiten transformar telas de desecho en materiales útiles, lo cual reduce la necesidad de producir telas vírgenes.

Desde nuestra trinchera podemos contribuir al cuidado del medio ambiente, no comprando ropa en exceso y adquiriendo sólo las prendas que necesitamos; otra opción es tratar de invertir un poco más y comprar ropa de calidad pero que dure más tiempo, algo importante es que no necesariamente el que sea caro, es sinónimo de buena calidad, esto dependen no de las marcas, sino de la calidad de los tejidos y los materiales.

Es recomendable comprar prendas básicas de buena calidad, que duren más tiempo y tratar de comprar sólo algunas prendas de temporada para complementar, calidad sobre cantidad es una buena forma de comenzar. También podemos darle nueva vida a nuestras prendas, modificándolas y agregándoles algunos accesorios que las hagan lucir diferentes y de paso damos trabajo a las costureras y sastres locales. Otra opción es rentar la ropa, principalmente prendas de gala y ceremonia, que sólo se usan una sola vez, lo cual permite darle varios usos a una sola prenda.

Por lo tanto, antes de dejarte seducir por esos pantalones tan modernos o esa chamarra que has visto en el aparador, piensa si realmente la necesitas, piensa en el impacto que tendrá en el planeta, en las personas y en el futuro.

“Compra menos. Escoge bien. Haz que dure.” Vivienne Westwood, diseñadora británica.

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios