Pan de muerto

María Guadalupe Bermúdez Trejo
Conservatorio de la cultura gastronómica mexicana capítulo Durango

Ha llegado el mes de noviembre y no podemos dejar pasar la festividad del día de muertos, tradición mexicana que tiene su origen en la época prehispánica y que con la llegada de los españoles se integró con la fiesta cristiana de los fieles difuntos, esta unión aseguró la permanencia de ambas fiestas de modo que es uno de los ejemplos del sincretismo religioso que existen en nuestra cultura.

Es parte de nuestra identidad mexicana la celebración de la muerte, con ello honramos la vida de nuestros seres queridos que ya no se encuentran con nosotros y también año con año los mantenemos en nuestros recuerdos. Por supuesto que esta celebración se ve reflejada en nuestra cultura gastronómica, uno de las preparaciones infaltable es sin duda el Pan de Muerto, y por eso en esta ocasión les comparto una receta para que lo preparen y lo disfruten con sus seres queridos.

Pan de Muerto
Ingredientes:

  • 500 gr de harina de trigo
  • 15 gr de levadura seca
  • 1 cucharadita de sal
  • 150 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 ml de leche tibia
  • La ralladura de la cascara de dos naranjas
  • Mantequilla para barnizar, la necesaria.
  • Azúcar para decorar, la necesaria.
  • Horno precalentado a 180 grados centígrados por 15 minutos

Procedimiento:

  1. Sobre la mesa ponemos la harina, la mitad del azúcar y la cascara de naranja, revolvemos todo y hacemos un hueco en el centro.
  2. Colocamos la sal, en otro lado la levadura, agregamos la mantequilla y los huevos. Comenzamos a integrar todos los ingredientes, que queden muy bien mezclados.
  3. Vamos agregando poco a poco la leche, cuando ya se integró todo, le añadimos la otra mitad del azúcar. Seguimos amasando y cuando ya esté muy elástica formamos una bola, la untamos con mantequilla y la colocamos en un tazón grande engrasado, la cubrimos con un paño húmedo y la dejamos fermentar en un lugar cálido de la cocina.
  4. Aproximadamente una hora después que ya haya aumentado al doble su volumen, la retiramos del tazón y la dividimos en tres porciones iguales. Una parte la amasaremos con un poco más de harina, las otras dos las boleamos para formar los panes de muerto.
  5. A la porción que habíamos reservado la dividimos en porciones para formar los huesitos del pan.
  6. Colocamos los dos bollos en una charola para hornear, y los decoramos con los huesitos.
  7. Horneamos por 25 minutos, cuando ya se vean dorados los retiramos del horno, los barnizamos con la mantequilla derretida y luego los espolvoreamos con azúcar.
  8. A disfrutarlos con una taza de chocolate caliente.
Puedes comentar con Facebook
Anuncios