Productos milagros y riesgos para la salud

Dra. Carmina Valdez

Muchas veces se tiende a buscar soluciones mágicas para los problemas o enfermedades y gracias a eso tiene un gran mercado para los productos milagro, entendiéndose como producto milagro, a los productos que prometen soluciones asombrosas sin que implique algún esfuerzo mayor, como por ejemplo los que te prometen bajar de peso sin hacer dieta ni ejercicio y así los encontramos en todos los niveles de salud, prometen curar enfermedades como la diabetes, colesterol elevado, regeneración del hígado, problemas de piel, mentales, bajar de peso de forma espectacular, etc.

Los “productos milagro” son una amenaza para la salud y una de las más grandes preocupaciones para el sistema sanitario por los riesgos que representan para la economía y la integridad de la población.

La Secretaría de Salud (SSA)  ha identificado aproximadamente más de 250 productos milagro, los cuales no son registrados en su totalidad y sus fabricantes suelen registrarlos de forma engañosa como suplementos alimenticios o cosméticos.

Reconociéndose actualmente los riesgos, de acuerdo con datos del Centro Nacional de Farmacovigilancia de la Secretaría de Salud (SSA) los efectos adversos de consumir algún producto milagro van de leves a graves. Pues dependiendo del tipo de producto pueden ser los efectos adversos, por ejemplo, en piel, los ungüentos o cremas pueden provocar inflamación de la piel, irritación o quemaduras por decir lo menos, en los consumidos de forma oral incrementan el tránsito intestinal, diarrea, taquicardia o la mala absorción de medicamentos. Se incluye nerviosismo, cólicos, ansiedad, mareos, insomnio, temblor, prurito, incremento del apetito, alteraciones del hígado, riñón, páncreas, dolor en abdomen, espalda o cabeza.

Por lo mismo la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) recomienda:

  • Desconfiar de los productos que prometen solucionar o combatir enfermedades como obesidad, diabetes, cáncer o Alzheimer.
  • Prometen mejorar funciones en corto tiempo como bajar de peso, reconstituir funciones orgánicas.
  • Productos que se anuncian como naturales o 100% de origen natural, pues aun así muchísimas plantas no están libres de efectos adversos secundarios.

Ejemplo de “Producto Milagro”:

  1. Sin registro de COFEPRIS como remedio o medicamento
  2. Sin denominación “suplemento alimenticio” y no menciona sus ingredientes.
  3. El nombre o la denominación es confuso, exagerado y engañoso, menciona clara o veladamente datos anatómicos o fisiológicos, enfermedades o síntomas.
  4. Dirigido para tratar, curar, prevenir o aliviar síntomas de alguna enfermedad, reducción de peso, talla y uso afrodisiaco, entre otras supuestas cualidades.
  5. Incluye leyendas engañosas como: Notificado ante la SSA

Por lo tanto, no te dejes engañar ni te confíes de soluciones mágicas que prometen ayudarte con problemas que deben ser tratados por profesionales de la salud, pues el tratamiento debe ser prescrito de forma específica y personalizada acorde a datos como la edad, antecedentes heredofamiliares, clínicos y constitución corporal. Tu salud es lo más importante; usa la lógica y encontrarás que los verdaderos cambios requieren de hábitos y constancia. ¡Acude con tu especialista! Y en Estilo de Vida Dra. Carmina Valdez, estamos para ayudarte.

 

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios