El rol que juegan los pacientes asintomáticos de Covid-19

Dr. Eduardo Alonso Lozano Meléndez

Nadie duda de que la forma más común de contagiarse de coronavirus es inhalando las gotículas infectadas que una persona con Covid-19 puede expulsar al toser o estornudar. Si no es así, también podemos hacerlo al tocar las superficies donde se han depositado esas gotas y permitir a estas entrar en contacto con nuestras vías respiratorias (tocando con las manos, ojos, nariz o boca).

Sin embargo, te estarás preguntando, ¿Qué sucede con las personas asintomáticas ya que por definición, no presentan síntomas, lo que quiere decir que no es habitual que tosan ni estornuden de manera apreciable. ¿Pueden, aun así, contagiar el coronavirus?

¿Por qué contagian los pacientes asintomáticos de Covid-19?

A pesar de que las personas asintomáticas contagiadas de Covid-19 no tosan ni estornuden con frecuencia, hay indicios de que mantener una conversación con ellas podría producir suficientes partículas en el aire como para transmitir la infección, aunque carezcan de síntomas, según un estudio de la Universidad de California publicado en la revista científica Aerosol Science and Technology. ¿Cómo? A través de las aerosoles: partículas lo suficientemente pequeñas como para viajar por el aire.

En este estudio se comenta que: “Una conversación habitual origina cantidades significantes de estas partículas respiratorias las cuales presentan un tamaño demasiado pequeño para poder percibirlo con el ojo humano, pero suficiente como para transportar al coronavirus SARS-CoV-2.”

¿Qué papel tienen las personas asintomáticas en la pandemia?

Actualmente no solo existen evidencias para indicar que las personas asintomáticas también pueden suponer el origen del contagio, sino también, según varios estudios y estimaciones, parece probable que la mayoría de infecciones por coronavirus no ocasionarían síntomas.

De hecho, como recoge en un articulo de  la revista científica British Medical Journal, desde que las autoridades chinas comenzaron a publicar las cifras diarias con el número de nuevos casos asintomáticos, estas apuntaban a que alrededor de cuatro de cada cinco no presentaron síntomas de la enfermedad. De ahí que se sopese la posibilidad de que los casos inadvertidos y asintomáticos hayan supuesto y supongan una fuente importante de contagio. Aunque se trata de datos a pequeña escala, de los 166 nuevos casos de infecciones, 130 (un 78 por ciento) fueron asintomáticas.

Numerosos estudios han intentado estimar qué porcentaje de los infectados son asintomáticos. En una publicación del mes de junio del American College of physicians calculó que entre el 40 y 45 por ciento de las personas infectadas con el coronavirus SARS-CoV-2 son asintomáticos. Los autores advierten que ser asintomático no implica necesariamente ausencia de daño.

Es difícil de calcular hasta que no se sepa realmente el número de población que ha pasado la enfermedad sin síntomas, que sabremos cuando se hagan estudios serológicos extensos. En base a los datos, los asintomáticos serían los grandes propagadores de la epidemia. En México es probable que la epidemia haya empezado antes de los primeros casos reportados sin que nos diéramos cuenta de ello debido a la transmisión de portadores asintomáticos.

¿Cómo evitar que las personas asintomáticas sigan siendo un foco de contagio a medio-largo plazo?

La mejor opción, para disminuir la potencial transmisión que representan es la identificación precoz de este tipo de individuos infectados sin síntomas, para que puedan ponerse (ellos y sus contactos directos) en aislamiento. En realidad, las medidas de contención que se están aplicando en todos los países van un poco encaminadas a esto, dado que no se han podido testar todos los individuos, lo más prudente es evitar el contacto social.

En este contexto, si apareciese un caso sería de vital importancia identificar todos los contactos que ha podido mantener (compañeros de trabajo, familia, vecinos, comercios de la zona). Es decir, hacer test directos de detección para identificar a los portadores asintomáticos, aislarlos en sus domicilios.

Es la táctica seguida en Corea del Sur e Indonesia. Pero requiere mecanismos rápidos, equipos entrenados y protocolos eficaces. El geoposicionamiento por móvil ayudaría mucho porque sabríamos qué personas han estado en la cercanía del caso y podríamos realizar de manera precoz los test e identificar a los portadores asintomáticos.

Sin embargo para cualquier país es un reto importante el test-test-test por lo que se optan por medidas que mitiguen la movilidad de la población como realizar solo actividades esenciales, educación online, workoffice, uso del cubrebocas y la sana distancia.

Como hemos visto la importancia de los asintomáticos es basta, por lo que el mejor mecanismo para todos es pensar que ya se está infectado en todo momento y por ende, tomar las medidas sanitarias en todo lugar y en todo momento, incluso en nuestro propio hogar si es que estamos con personas de la tercera edad y/o personas con comorbilidades las cuales no reaccionarían igual que una persona de edad joven y sin enfermedades.

FUENTES

Sima Asadi, Nicole Bouvier, Anthony S. Wexler & William D. Ristenpart (2020) The coronavirus pandemic and aerosols: Does COVID-19 transmit via expiratory particles?, Aerosol Science and Technology, 54:6, 635-638, DOI: 10.1080/02786826.2020.1749229

Day Michael. Covid-19: four fifths of cases are asymptomatic, China figures indicate BMJ 2020; 369 :m1375 BMJ 2020; 369 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.m1375

Oran, D. P., & Topol, E. J. (2020). Prevalence of Asymptomatic SARS-CoV-2 Infection: A Narrative Review. Annals of internal medicine, 173(5), 362–367. https://doi.org/10.7326/M20-3012

Puedes comentar con Facebook
Anuncios