Violencia

Psic. Mónica Piedad de Jesús Ramírez Cisneros

Es muy común que cuando pensamos en el significado de la palabra violencia y víctima, nos imaginemos un niño, una persona de la tercera edad o una mujer, débiles, vulnerables… y resulta que no siempre es así, hay mujeres que no son débiles y/o vulnerables y aun así son víctimas y hay hombres que también lo son.

Al hablar de violencia no nos referimos únicamente a los golpes, sino al abuso psicológico que también suele ejercerse en este tipo de casos. Algo muy importante es que tanto hombres como mujeres estemos dispuestos a poner un alto cuando comienza la violencia. Lo triste de esto, es que generalmente cuando hay golpes o humillaciones no es el comienzo. No, ese comienzo fue antes.

Si eres hombre y estás iniciando o pensando en iniciar una relación amorosa, estás entusiasmado y sólo ves las virtudes de tu pareja; es ahí donde tienes un valioso tiempo de espera. Puede ser de horas, de días o meses, antes de que DECIDAS que te quieres enamorar y entregar por completo a lo que estás sintiendo.

Es ahí donde hay que abrir bien los ojos y ver las circunstancias de vida de la mujer a la que piensas entregar tu corazón. ¿Cómo hacerlo? Lo más recomendable es que en esas primeras invitaciones a salir evites lo más posible ir al cine, porque mientras ven la película no pueden platicar, y lo más importante en este primer tiempo es conocerse.

Recuerda, no se puede amar lo que no se conoce. Así que dedícate a investigar qué cualidades aparte de la belleza física tiene esa mujer que te atrae. Escúchala hablar, saber ESCUCHAR te permitirá saber qué actitudes se esconden detrás de sus palabras, y ve sus acciones, porque la violencia comienza como la humedad: poco a poco, invisible hasta que echa a perder las paredes.

Analizar valores, cualidades y DEFECTOS, es lo principal. ¿Por qué los defectos? Porque con las cualidades o virtudes de los demás todos podemos convivir, pero hay ciertos defectos que tú no tolerarías y tal vez otra persona sí. Así que conócete a ti mismo y analiza bien si te conviene establecer formalmente la relación, y aquí hago un paréntesis no establezcas relaciones “por mientras”, eso no es sano porque te puedes quedar ahí y tampoco es justo ni para ti ni para la otra persona.

Abre los ojos a las actitudes que avisan que estás con alguien de temperamento violento, ve cómo reacciona cuando se molesta con alguien o contigo, ¿te castiga con el silencio? ¿avienta las puertas, grita? Estas son las primeras señales porque la violencia va escalando, así que si quieres evitar problemas a futuro presta atención a esas señales.

Otro tipo de alarma es que continuamente este tratando de cambiar tu forma o estilo de vestir, de vivir, que se avergüence de su propia familia o de la tuya, que te haga sentir que eres feo físicamente o poca cosa para ella.

Si tiene mucha prisa porque vivan juntos, si te cela sutil o abiertamente, si de pronto ya no puedes salir con tus amigos porque ella se enoja, si debe revisar constantemente tu celular para estar “tranquila”. Quiero decirte que todo eso es maltrato. En vez de responder aplicando las mismas acciones, reconsidera y analiza si te convendría más dejar esa relación.  Antes de que formes una familia es más sencillo.

Ahora bien, si ya tienes hijos o una relación muy formal que te da miedo dejar, pero descubres que estás siendo maltratado física o psicológicamente, no es el fin del mundo. Lo primero es tomar fuerzas para buscar un terapeuta que te pueda apoyar en este difícil camino, así como asesoría legal. Porque también para terminar una relación hay que considerar muchas cosas.

Si te sientes mal, seguro, seguro algo anda mal.

No tengas miedo, pide ayuda. Las personas fuertes y valientes son las que más se atreven a cambiar las circunstancias desfavorables.

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios