Día Internacional de la Mujer

Oscar Luna G.

Este mes conmemoramos un día muy importante y lindo, un día donde celebramos a aquellas personas que dan alegría y paz a nuestras vidas. Me refiero al día Internacional de la mujer, mismo que comenzó a celebrarse en México desde el año de 1961 e institucionalizado por la ONU en 1975. El objetivo principal de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer es la búsqueda de la igualdad y la no discriminación. Aunque inicialmente comenzó como una lucha obrera femenina, históricamente ha ido ampliando sus causas.

Año con año, vemos en este día publicaciones dedicadas a las grandes mujeres de México, como Sor Juana Inés de la Cruz, Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario, entre muchas otras. Que son dignas de reconocer, pero muchas veces creemos que sólo son ellas las grandes mujeres que han sobresalido en México, y nos olvidamos de muchas más que también merecen reconocimiento. En esta ocasión me gustaría hablar de algunas de ellas.

A continuación, les hablaré de algunas mujeres duranguenses que rara vez son reconocidas por la sociedad, y me gustaría mencionar que la idea de creer y generalizar que todas las mujeres de los siglos pasados eran sumisas, es una idea errónea, ya que podemos encontrar muchas con pensamiento y vida muy liberal contrario a lo que se cree.

En Durango a mediados del siglo XIX, habitaba una mujer llamada Juana Campa de Grimaldo, mujer emprendedora, que abrió la que sería la primer tienda de lencería en la ciudad, algo la verdad muy sorprendente, porque aún estaba en una época muy conservadora, pero esto no la detuvo para abrir su tienda, la cual fue adquiriendo un gran prestigio.

Otra de las grandes duranguenses es la recién reconocida nacionalmente, Hermlia Galindo de quien podemos encontrar su rostro en los billetes de mil pesos. Ella fue maestra, revolucionaria, oradora, periodista y fundadora de la revista “La Mujer Moderna”, quien representó con orgullo a su Estado y demostró que una mujer tenía la misma capacidad que un hombre para ejercer estos cargos.

No podemos olvidar a Guadalupe Bracho, conocida artísticamente como Andrea Palma, quien fue una destacada actriz mexicana, que participó en una serie de reconocidas películas como: La Mujer del puerto (1931), La casa de la zorra (1935), Ensayo de un crimen (1955), entre muchas otras. Ella pasó una temporada en Hollywood, no siendo la única duranguense que lo logró, no debemos olvidar a la gran Dolores del Río, otra de las grandes mujeres duranguenses.

Alguien quien también merece un gran reconocimiento, son todas y cada una de las primeras damas que ha tenido nuestro Estado, aquellas mujeres que acompañaron a nuestros gobernantes, que quizá repercutieron y participaron en algunas decisiones, mujeres que tenían una gran participación en la vida social del Estado, por ejemplo ya para los años 40’s, año con año, la primera dama realizaba obras de caridad para recolectar dinero para todos los niños de bajos recursos, mujeres que siempre se preocuparon por el bienestar de su gente.

Y qué decir de las damas que fueron la representación de la belleza duranguense en nuestras fiestas de la ciudad, desde la primera reina que tuvimos en la ciudad, Norma Hortensia Bladley Herrera en 1950 hasta nuestra actual reina la bella joven Adriela Aguilar Santoyo, las cuales demostraron que no sólo se trataba de representar una belleza exterior, sino siempre trasmitieron su inteligencia, conocimientos y belleza interior.

Me llena de orgullo saber que hoy en día algunos cargos públicos, están ocupados por mujeres, eso representa que los tiempos afortunadamente han ido cambiando, porque hasta hace unas décadas atrás, era muy extraño ver la figura femenina en cargos públicos, pero hoy podemos ver a una Fiscal, una directora del Centro de Reinserción, una delegada de Relaciones Exteriores, Regidoras, Diputadas entre muchas otras más.

Debemos de quitarnos esos estereotipos de que las mujeres sólo deben de estar en labores del hogar, las mujeres tienen la capacidad para ejercer cualquier carrera o profesión, y lo han demostrado en estos 457 años de historia en Durango, porque gracias a muchas de ellas, hoy nuestra ciudad es lo que es.

Este día de la mujer, recordamos con orgullo a todas aquellas que han puesto el nombre de Durango en alto, aquellas que ya no están entre nosotros pero que dejaron su legado, y también recordamos y celebramos a las mujeres contemporáneas,  aquella joven que diario se levanta para estudiar su carrera, la mujer que dialoga en los tribunales por nosotros, la que innova un nuevo producto para el mercado entre muchas otras más.

Celebremos con orgullo y entusiasmo a las personas que nos han dado la vida, y no olvidemos lo importante que es reconocer a todas esas mujeres que han dejado un legado en nuestro Durango, no permitamos que su nombre pase desapercibido.

 

Puedes comentar con Facebook