Mariano Cervantes

En la crisis sanitaria no todo está dicho

M. Cervantes

Fueron exhibidos los rostros y nombres completos de los propietarios y administradores de los cuatro hospitales clausurados en los que se originaron los casos de meningitis que mantienen al estado en alerta sanitaria.

El problema es que se les mostró no en su calidad de responsables de las clínicas, sino señalados como presuntos responsables de delitos, como homicidio y lesiones, con documentos elaborados por alguna instancia oficial y difundidos por algunos medios de comunicación.

Habrá quien especule sobre si al haber hecho lo anterior, se estaría dando pie a que estas personas puedan argumentar alguna violación a sus garantías, al debido proceso, a la presunción de inocencia u otros elementos que se tradujeran en ineficacia de la acción penal; es decir en que por esta causa pudieran llegar a evadir la acción de la justicia.

Creemos que no; la atrocidad de lo ocurrido hace pensar en que una peccata minuta no pondría en riesgo el proceso.

Y hay que recordar que precisamente, por cuidar este tipo de detalles fue que los tiempos se manejaron tiento, que no se apresuraron las acusaciones y que se integraron con meticulosidad las carpetas de investigación.

Ha sido prioridad para los responsable de procuración de justicia, asegurarse de que el proceso sea “debido” y no dejar margen, algún cabo suelto que les permita defensa a los inculpados.

El armar con detalle las carpetas dio tiempo para que todos ellos se ausentaran del estado y posiblemente del país. Sin embargo, legalmente es preferible buscarlos después, que apresurarse y exponerse a que falte algún detalle en la acusación.

El caso es que los laboratorios determinaron que los contagios se debieron a deficiencias en los procedimientos para las intervenciones quirúrgicas responsabilidad de dueños y administradores de los establecimientos.

En teoría, alguno de ellos podría presentarse voluntariamente ante el juez que lo ha mandado aprehender. El que nada debe nada teme, dicen. O bien, la otra opción es que uno a uno sean localizados, detenidos y traídos para que respondan por sus actos u omisiones.

Por supuesto que no todo está dicho, no deja de generar nuevas opiniones el dato circulado de que en Aguascalientes se habría asegurado medicamento de anestesia,  relacionada con los casos de meningitis y que podría estar contaminado. Puede ser información incompleta o mal enfocada, pero se ha prestado a volver a considerar la vertiente del medicamento como causa, lo cual hace pensar en otros responsables.

Dentro de todo lo malo, destaca lo bueno; numerosas muestras de solidaridad y generosidad de la sociedad duranguense.

Alimento, techo, transporte y otros apoyos se han ofrecido a las familias de las víctimas.

Pero hay que apuntar que habrá necesidad de apoyos aún más duraderos y necesaios, pues, aunque en muchos de los casos los niños huérfanos cuentan con un padre, una abuela, o algún familiar que se hará cargo, hay datos de al menos un caso en el que la madre fallecida no tenía ni pareja ni familia y ha dejado no solo al recién nacido sino a otros hijos, menores completamente solos.

No todo está dicho, hay aristas, faltan datos, quedan por verse la evolución de las pacientes y la eficacia de las acciones legales; en todo lo cual se evaluará el desempeño de quienes han tenido en sus manos todo este seguimiento.

@MCervantesM

Puedes comentar con Facebook
Total
10
Shares
Related Posts