Trajo la tormenta desolación y tristeza

Olga Ramos

GÓMEZ PALACIO, DURANGO.- Desolación y tristeza trajo consigo la tormenta que se registró la noche del jueves, en donde más de una decena de viviendas se vinieron abajo en el Ejido Poanas, luego de que el canal viejo desbordara llevándose consigo casas, animales y todo lo que encontró a su paso.

El Gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres, estuvo ayer en esta ciudad, para conocer de cerca la situación y brindar atención a las familias que resultaron damnificadas de los municipios de Gómez Palacio, Lerdo, Cuencamé, Mapimí, dijo que por no existir el Fondo Nacional de Desastres Naturales, su gobierno habrá de sacar de dónde sea los recursos para levantar las viviendas, rehabilitar los caminos que resultaron afectados.

Los habitantes del Ejido Poanas que resultaron afectados aseguran que lo que más sintieron fue miedo al ver como el agua se metía dentro de sus casas cerca de la madrugada y derribaba otras, dejándolos sin patrimonio; aseguran que el agua del canal viejo desbordó cerca de la escuela primaria.

Las antiguas casas de adobe no soportaron y se desmoronaron conforme iba pasando el agua, otras las de block apenas si se sostuvieron, los afectados se mantuvieron despiertos toda la noche en espera de que amaneciera para entonces poder cuantificar el daño.

La escena de ver como las familias sacaban del lodazal sus pertenencias ahora inservibles desgarraba el corazón de los más pequeños, que no pudieron rescatar ni un juguete y algunos ni a sus mascotas. 

Todo se perdió, aunque la esperanza para la mayoría se mantiene erguida, por lo que esperan que con la ayuda de Dios y de las autoridades puedan levantarse.

El director de Protección Civil, José Miguel Martínez Mejía, informó que en colaboración con la Comisión Nacional del Agua, se tomó la determinación de derribar el canal de riego y desfogar la gran cantidad de agua que inundó al poblado.

Dijo además que para desaguar “hemos estado trabajando  con bombas de 4 de 8 pulgadas, propiedad de Sideapa y Conagua y se ha logrado bajar mucho el nivel de agua en las casas, siendo hasta ahora 12 viviendas afectadas”.

El Ejido Poanas ubicado dentro del llamado Perímetro Lavín, es de los más apartados del municipio, sus habitantes refieren que pese a la enorme tristeza que sienten por lo sucedido, se sienten bendecidos porque no hubo pérdidas humanas que lamentar.

Martínez Mejía, dio a conocer que además de esta comunidad, hubo afectación por la intensa lluvia en por lo menos diez colonias que se vieron afectadas con grandes encharcamientos.

La dirección de Obras Públicas y Desarrollo Urbano del Municipio, dijo que llevará a cabo una evaluación casa por casa, luego de que se ubicaron 20 viviendas afectadas, seis de ellas colapsadas por la humedad.

OFRECE APOYO EL AYUNTAMIENTO

La presidenta municipal, Marina Vitela, estuvo en el Ejido Poanas en donde acudió con una brigada médica, así como con los titulares de Obras Públicas, Bienestar, Sistema Descentralizado de Agua Potable y Alcantarillado del sector rural, entre otros para conocer la gravedad de la situación y ofrecer ayuda para levantar sus viviendas a los damnificados.

Dijo que se implementarán dos acciones para apoyar a los damnificados: levantar sus casas y dialogar con empresarios muebleros para que puedan acceder a muebles y enseres básicos con facilidades y a bajo precio.

Mencionó su intención de solicitar la declaratoria de emergencia para poder solicitar apoyo de la federación y el estado.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios